NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

sábado, 12 de marzo de 2016

La Meditación con y sin un objeto



MEDITACION CON UN OBJETO.


Hay varias maneras de desarrollar la concentración y la calma mental, aunque básicamente podemos clasificarles en dos clases según si se utiliza o no un objeto.
Este objeto puede ser la respiración, como vimos anteriormente, y también otras sensaciones físicas, una forma exterior o una imagen que estemos mirando. Puedes escoger un objeto exterior totalmente corriente como una flor, o la llama de una vela, por ejemplo.
Al igual que en la meditación de la respiración, el entrenamiento se basa en dejar que el espíritu repose con plena atención en el objeto elegido, y en volver a concentrarse en él cada vez que nos hayamos distraído.

También podemos escoger como objeto una representación simbólica asociada a la espiritualidad, como una pintura o una estatua de Buda.
Empezamos a concentrarnos durante un tiempo en esta representación hasta tener todos sus detalles bien grabados en nuestro espíritu, luego nos concentramos en la representación mental de este objeto.

A continuación os dejamos este aleccionador texto de Dilgo Khyentsé Rimpoché:

BUDA SHAKYAMUNI


 
--- ooo OOO ooo ---

Meditación:
Siéntate en la postura de los siete puntos. Date unos instantes para que tu espíritu se apacigüe y luego visualiza al Buda Shakyamuni en el espacio que tienes delante de ti.
Está sentado en un disco lunar, que está posado sobre un loto y sobre un tronco sostenido por ocho leones. Su cuerpo resplancede como si estuviera hecho de oro. Con su mano derecha toca el suelo cerca de su rodilla derecha, haciendo el gesto de tomar a la tierra por testigo. Su mano izquierda reposa en su regazo, en el gesto de la ecuanimidad, y tiene un cuenco de limosnas lleno de néctar.
Está vestido con tres trajes monásticos y de su cuerpo surgen infinitos rayos de luz de sabiduría y compasión que llenan el Universo.
Da vida a esta imagen. Piensa que el Buda que estás visualizando no es algo inerte, como un dibujo o una estatua, pero tampoco es de carne y hueso, sino que es un cuerpo luminoso y transparente como un arco iris, e irradia sabiduría y compasión.

Concéntrate completamente en esta visualización, y procura que todos los detalles tengan la mayor nitidez posible. Centra tu atención en el óvalo perfecto de su cara, en sus ojos llenos de sabiduría y amor, en su nariz y sus orejas de proporciones armoniosas, en su sonrisa, y en los rayos de luz que emanan de su cuerpo. Paulatinamente amplia tu concentración al resto de detalles de la forma del Buda, de arriba abajo y de abajo arriba, con el mismo tipo de minuciosidad que usaría un gran pintor.

Para consolidar la concentración, neutraliza instantáneamente todo lo que pueda perturbar tu espíritu durante este proceso. Si éste se agita, si tus pensamientos se desbocan y te impiden obtener una imagen clara, como explicamos en otro artículo, baja un poco la mirada, que normalmente tienes que mantener posada en el espacio, para así concentrarte en la parte inferior del Buda, en sus piernas cruzadas, en el trono sostenido por leones o en el asiento de loto. Esto te ayudará a relajar la agitación mental.

Si tu espíritu empieza a volverse torpe, a estar demasiado relajado o incluso a dejarse ganar por la indiferencia, levanta la mirada y concéntrate en la parte superior de la visualización, esto es, en la cara del Buda, en sus ojos y en su tercer ojo. Estas prácticas ya las vimos en anteriores entradas del blog sobre la meditación, así que no te serán desconocidas.

Si tu visualización no es nítida, trata de conseguir por todos los medios que se vuelva clara y precisa. Si ya es clara, concéntrate en ella de manera natural, sin tensiones ni agobios.

Cuando tu espíritu vuelva a estar apaciguado, examínalo. Comprende que la imagen que estás visualizando no es la del Buda en sí mismo, sino una proyección de tu espíritu cuyo fin es cultivar la concentración. Aunque el susodicho espíritu tenga la facultad de concentrarse en un objeto, si tú intentas verlo tal y como éste es en sí mismo, no conseguirás descubrirlo en absoluto. Es imposible localizar el espíritu, identificar su forma o límites, su color, contorno, dónde está, de dónde viene o adónde va; o lo que es lo mismo, tú nunca podrás encontrarlo. El espíritu no es una entidad independiente que pueda ser identificada de esa manera.

Exactamente lo mismo ocurre con el cuerpo. Lo que llamamos cuerpo no es más que una unión de elementos. Una cantidad de papeles se llama “montón”, un conjunto de briznas de paja se llama “haz”, y una gran cantidad de personas “muchedumbre”, pero estos nombres no se refieren a ninguna entidad que existe en sí y por sí misma. De la misma manera, si piensas que el conjunto llamado “cuerpo” y le quitas la piel, la carne, la médula espinal, los huesos y todos los órganos, no quedará nada para identificar tal cuerpo. De hecho si coges uno sólo de esos elementos y empiezas a descomponerlo en células, y luego átomos, y luego espacio no quedará absolutamente nada.

En realidad todos los fenómenos del Universo aparecen en sus múltiples variedades debido al resultado de una unión temporal de causas y condiciones específicas. Podemos creer que estos fenómenos tienen existencia real debido a que nos los examinamos con el cuidado suficiente, porque de hecho se hallan privados de toda existencia intrínseca.

En cuanto veas que tu cuerpo, el Buda de la visualización y todos los demás fenómenos son la manifestación del espíritu y que éste no es un ente dotado de existencia propia, sino que por el contrario no es más que un flujo dinámico de experiencias, mantente en ese estado natural del espíritu desprovisto de cualquier artificio. Cuando te invadan los pensamientos, toma conciencia de ellos, pero sin obstaculizarlos ni alentarlos. A esto es a lo que se llama visión profunda. Es totalmente necesario unir la calma menta, shamatha, y la visión profunda, vipashyana.

--- ooo OOO ooo ---



LA CONCENTRACIÓN SIN UN OBJETO


Al principio puede parecer que la meditación “informal” y sin un objeto debe ser más fácil que la meditación en la que usamos un objeto para llevarla a cabo. Pero en realidad es más difícil mantener el espíritu concentrado en sí mismo en un estado de plena conciencia, que concentrarse en algo, porque dada nuestra herencia genética e histórica nos resulta tremendamente difícil “no pensar en nada”.
La concentración en un objeto conlleva cierta actividad cerebral vinculada a la atención, y aunque nos sea complicado mantener esa concentración, siempre será más fácil que guiar al espíritu a un estado de perfecta simplicidad, con la ausencia de construcciones mentales.
La concentración sin un objeto es el resultado natural de la concentración en un objeto y no es más que un escalón superior en la consecución de la comprensión de la naturaleza del espíritu hecha a través de una experiencia directa.


--- ooo OOO ooo ---
Meditación:
Enfoca tu espíritu hacia tu propio interior y deja que observe su cualidad principal: “conocer”. Esta facultad de la plena conciencia en estado puro ilumina todos nuestros pensamientos y todas nuestras percepciones. Es un rasgo constante y fundamental de la conciencia. Puedes realizar esta experiencia incluso en ausencia de pensamientos o imágenes mentales.
Trata de identificar este aspecto básico de toda experiencia y a continuación deja que tu espíritu repose durante unos momentos en esta plena conciencia lúcida y clara, sin dualidad, desprovista de conceptos o pensamientos.

--- ooo OOO ooo ---



Bibliografía:
-         Meditación. La primera y última libertad. Osho
-         El libro de los secretos. Osho
-         En defensa de la felicidad. Matthieu Ricard
-         El arte de la felicidad. Dalai Lama
-         El arte de la sabiduría. Dalai Lama
-         El milagro de la plena consciencia. Thich Nhat Hanh

2 comentarios:

  1. Un texto totalmente iluminador y esclarecedor. Muy buenas recomendaciones y pautas. Se agradece la guía y la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra saber que te ha gustado la entrada del blog. Espero que haya otras entradas que también lo hagan.
      Muchas gracias por comentar.

      Eliminar