NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

miércoles, 23 de marzo de 2016

La Meditación del Amor Altruista

En algún momento de nuestro recorrido vital todos hemos vivido, dando o recibiendo, en mayor o menor grado, un amor profundo y altruista lleno de benevolencia y compasión.
Por naturaleza algunas personas son más altruistas que otras, en cambio otras personas están más encerradas en sí mismas y no comprender que es necesario trabajar por el bien de los demás.
Cultivar el altruismo es esencial, ya que no sólo contribuimos al bienestar de los otros, sino que también actuamos de la mejor forma posible para con nosotros mismos. Un ego sobrealimentado sólo puede traernos problemas.

El común de los mortales siente como a veces se generan en su espíritu pensamientos altruistas, que suelen ser reemplazados con rapidez por otros de menos altura moral, como los celos, la envidia o la cólera. Es por esto que si deseamos que esos sentimientos altruistas predominen en nuestro día a día, es necesario que dediquemos tiempo a cultivarlos y hacerlos crecer, ya que no es bastante con sólo desearlo.

Meditar en acostumbrarse a una nueva forma de ser. Por tanto, ¿qué hay que hacer para meditar sobre el altruismo?
Para empezar tenemos que ser conscientes de que en lo más profundo de nosotros mismos nos da miedo el sufrimiento y aspiramos a la Felicidad. Unavez hayamos asumido esto, el siguiente paso es darse cuenta de que todos los seres vivos lo comparten igualmente. El derecho a no sufrir es el más fundamental para todos los seres vivos. Y a continuación tendremos que devenir conscientes de que se puede poner una solución a ese sufrimiento.

Meditación del Amor Altruista
Meditación del Amor Altruista



Desafortunadamente el ser humano suele ser muy torpe a la hora de elegir los medios para que reine la felicidad y prevenir el sufrimiento. Algunos caen en el error de perseguir su propia felicidad olvidándose de la de los demás. Pero también es un error desear en nombre de un altruismo mal entendido que todo le vaya bien a un dictador sanguinario, por ejemplo.
En cambio, podemos aspirar honestamente a que se libre del odio que lo lleva a perjudicar a los otros, hecho que le lleva a ser artífice de su propia desgracia. Esto sería un altruismo bien entendido.
Sé que más de uno habrá alzado una ceja en señal de desaprobación al leer estas líneas ya que son conceptos que están muy lejos de nuestra mentalidad occidental, pero una vez más hemos de recurrir a la experiencia y enseñanzas de los Maestros que han estado aquí antes que nosotros .

Si podemos desear sin ninguna clase de reservas que todos y cada uno de los seres sensibles se vean libres de cualquier sufrimiento, ya habremos dado un paso muy importante en la dirección correcta.
Para lograrlo los textos budistas nos aconsejan cultivar cuatro pensamientos o actitudes hasta llegar a hacerlos ilimitados: Amor altruista, Compasión, Regocijo antes la felicidad del prójimo e Imparcialidad.

--- ooo OOO ooo ---

Meditaciones:
AMOR ALTRUISTA
Visualiza a una niña pequeña delante de ti. Te mira confiada, alegre y llena de inocencia. Siente como la ternura crece en ti. Abrázala al mismo tiempo  que sientes una benevolencia y amor incondicionales hacia esa persona. Ese amor lo único que quiere es el bien de esa niña. Deja que ese amor te llene por completo sin pensar en ninguna otra cosa. Sé plenamente consciente de ese momento.
Puedes elegir a una persona conocida si te es más fácil. Desea con todo tu corazón que encuentre la Felicidady las causas de la felicidad.
A continuación extiende ese sentimiento a todas las personas que se hallan cerca de tu corazón, luego a las personas a las que conoces un poco menos, luego a los totalmente desconocidos y así poco a poco hasta englobar a Todos los seres vivos. Por último llega la parte más difícil, lleva ese sentimiento también hacia tus enemigos personales y luego hacia los enemigos de toda la humanidad.
Obviamente esto no significa desearles que triunfen en sus oscuros deseos, sino desear vehementemente que abandonen su odio, crueldad, avidez, indiferencia,… y que la benevolencia y la preocupación por los otros iluminen su espíritu. A mayor grado de enfermedad, mayor grado de cuidados y atenciones necesita el paciente.

LA COMPASIÓN
Imagina que una persona a la que quieres profundamente ha sufrido un accidente de noche y en una carretera poco transitada. Está ensangrentada en el arcén con muchos dolores. La ayuda está en camino, pero parece que nunca va a llegar.
Sé consciente de tu propio sufrimiento en este momento, es el sufrimiento de esa persona querida, pero aumentado con tu propia angustia, rabia e impotencia.
Ahora déjate llevar por tu poderoso sentimiento de Amor hacia esa persona. Tómala con cuidado en tus brazos. Visualiza cómo la llenas con oleadas de tu amor hacia ella. Imagina cómo cada partícula de dolor es sustituida por una partícula de amor. Siente en lo más profundo de tu corazón cómo deseas que sobreviva, que deje de sufrir, que se cure,… Esta compasión hacia esa persona querida nace de la misma fuente que el amor altruista y es únicamente el amor aplicado al sufrimiento.
Al igual que en el proceso anterior, extiende esa misma compasión hacia otras personas menos queridas, y luego hacia las desconocidas, y así hasta llegar a todos y cada uno de los seres de este mundo mientras llenas tu corazón con estas palabras “¡Que todos los seres puedan verse libres del sufrimiento y de las causas que lo originan!”

EL REGOCIJO
Piensa otra vez en ese ser querido e imagínalo en uno de los momentos más felices de su vida. Siente cómo la Vidafluye por sus venas, como el Amor llena su corazón y su espíritu. Sé consciente de cómo esos mismos sentimientos tan placenteros te llenan a ti mismo. Regocíjate de todo corazón ante sus logros. Desea que esa persona mantenga ese estado emocional sublime porque es algo bueno, y que incluso esa sensación aumente y aumente.
A continuación lleva ese mismo deseo hacia otras personas queridas, y luego hacia personas que conoces poco, y así hasta que lo extiendas a todas y cada una de los seres vivos.
Esta facultad de alegrarse por los éxitos de los demás es el mejor antídoto contra la visión sombría y desesperada del mundo. Es lo mejor contra el desaliento, contra la envidia y los celos que no son más que reflejos de la incapacidad de regocijarse con la felicidad de los otros seres.

LA IMPARCIALIDAD
Éste es un componente básico de las tres meditaciones anteriores ya que el deseo de que Todos los seres estén libres de sufrimiento y de sus causas debe ser universal, no debe depender de nuestros lazos afectivos con el prójimo.
Es necesario distanciarse emocionalmente como hace un médico con su paciente. Éste se preocupa por la sanación de su paciente, sea quien sea, y se regocija con su curación.
Hay que ser conscientes del hecho de que Todos los seres sin excepción (queridos, cercanos, lejanos o enemigos) desean vivir sin sufrimiento, y tienen derecho a materializarlo.
Piensa en que Todos Somos Uno, todos estamos conectados y somos interdependientes. Esta interdependencia es la base sobre la que se cimienta el altruismo. El sol brilla, calienta, nutre y nos da vida a todos por igual, no hace distinciones.


Thich Nhat Hanh
Thich Nhat Hanh




¿CÓMO COMBINAR LAS CUATRO MEDITACIONES?
Empieza por el amor altruista, el ardiente deseo de que todos los seres sean felices. Si notas que ese amor se convierte en egocentrismo, pasa a la meditación sobre la imparcialidad, con el fin de que ese amor altruista y esa compasión lleguen a todos los seres por igual, sin importar que nos sean queridos o sean nuestros enemigos.
Si ves que tu imparcialidad se va transformando en indiferencia, es el momento de acordarte de las personas que sufren y hacer crecer dentro de ti la compasión, deseando intensamente que esos seres vivos se vean aliviados de todos sus sufrimientos.
Puede llegar el momento en que, de tanto centrarte en el sufrimiento de los otros, te veas invadido por la impotencia y la desesperación que te llevarán al desánimo y el abandono. Éste es el momento adecuado para meditar sobre la alegría que te genera la felicidad de los otros seres vivos, piensa en todas las personas que conoces que tienen grandes cualidades, en los que tienen éxito con sus acciones altruistas, y a continuación siente y vive el regocijo que te embarga.
Si posteriormente notas que el regocijo lleva camino de convertirse en euforia y en distracción, pasa otra vez al amor altruista, etcétera. Así irás pasando paulatinamente de una meditación a otra abarcando las cuatro, y evitando las desviaciones inherentes a nuestra propia imperfección mental.
Cuando vayas a acabar tu meditación, sé consciente durante unos momentos de la interdependencia existente entre todas las cosas y todos los seres. Igual que necesitas dos piernas para andar, necesitas sabiduría y compasión para poder vivir plenamente. La sabiduría es la comprensión correcta de la realidad, y la compasión es el deseo que todos los seres se vean libres del sufrimiento y de sus causas.

--- ooo OOO ooo ---




Bibliografía:
-         Meditación. La primera y última libertad. Osho
-         El libro de los secretos. Osho
-         En defensa de la felicidad. Matthieu Ricard
-         El arte de la felicidad. Dalai Lama
-         El arte de la sabiduría. Dalai Lama

-         El milagro de la plena consciencia. Thich Nhat Hanh

No hay comentarios:

Publicar un comentario