NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

miércoles, 13 de julio de 2016

El Alumno y el Maestro de Reiki

EL ALUMNO DE REIKI


La mayoría de quienes desean aprender Reiki son personas cuyas actividades habitualmente  poco o nada tienen que ver con el sector sanitario, sin embargo pueden contar con un enorme deseo de ayudar a algún ser querido que está pasando por dificultades.
Al principio muy pocas personas de las se inscribían en los cursos tenían vínculos con la salud (tipo médicos, enfermeras, masajistas, terapeutas, quiroprácticos, etcétera), no obstante en los últimos años se ha incrementado espectacularmente el número de estos profesionales de la salud que se están interesando por aprender Reiki.
También hay ya escuelas oficiales de masaje que ofrecen instrucción de Reiki como parte de sus cursos. Recientemente también las Universidades se están incorporando, aunque de momento los títulos son privados y no tienen ninguna validez oficial, no son diplomaturas o licenciaturas.

También hay gente que decide aprender Reiki para tener una profesión más satisfactoria y que conlleve un estilo de vida más saludable. Cuando alguien aprende Reiki con esta finalidad, los resultados pueden ser maravillosos.
Un jardinero entusiasta ha conseguido transformar su negocio en algo realmente fructífero vendiendo semillas energetizadas con Reiki.
Algunos practicantes graban música original suya para ser usada como música de fondo durante los tratamientos de Reiki.

Alumno y Maestro de Reiki
Alumno y Maestro de Reiki



Todo practicante de Reiki que quiera realizar cambios positivos en su vida profesional verá que sus talentos y sus capacidades personales se desarrollan y que le surgen oportunidades nuevas.

Aunque establecer una terapia como negocio pueda llevar tiempo, la energía que fluye a través de las manos del practicante le aclara la mente y le facilita establecerse metas, agudizando los sentidos para hallar nuevas oportunidades con vistas a alcanzar la meta propuesta.

Habitualmente son pocos los alumnos que son plenamente conscientes de haber empezado un camino espiritual, para ellos aprender Reiki es un paso más. Se tropiezan con el Reiki como si se tratara de una piedra en el camino, la cogen y se la guardan en el bolsillo sin estar del todo seguros de por qué lo han hecho.
Hará falta algún tiempo para que se den cuenta de lo que han encontrado no era una piedra cualquiera, sino un diamante sin pulir.

Un pequeño nivel de conocimiento, que no es intrínsecamente necesario, de los métodos de curación alternativa ayudará al alumno como base para entender y aprender el Reiki. Posteriormente se convertirá en los sólidos cimientos sobre los que pueda construir su nueva etapa vital. Aunque también es cierto, que a veces aún poseyendo ese conocimiento, la persona no está preparada.

Algunos ignoran la ayuda que el terapeuta les está ofreciendo al invitarlos a un tratamiento de Reiki, otros interrumpen lo que se les está diciendo o simplemente se niegan a escuchar y prosiguen su camino sin prestar atención.

Cierta joven que estaba sopesando empezar con el Nivel 1, recibió un tratamiento de Reiki. La impactó tanto recibir todo ese bienestar, descanso y paz, que lo describió como “la fuerza curativa de Dios”. Sin embargo por esa misma razón y de forma que algunos posiblemente consideren errónea, no creyó estar a la altura necesaria. Lo único que ocurrió es que no estaba preparada, no era el momento adecuado. Hoy en día es una de las maestras de Reiki Tradicional más respetadas en Estados Unidos.

Tener este tipo de conceptos sobre uno mismo puede ser un obstáculo, al igual que lo son el miedo, la superstición, el ego o el orgullo. Por este mismo motivo, la buena disposición lo es todo.
Al disminuir el sentimiento de inseguridad, al desaparecer las dudas e inquietudes, al relativizar la importancia del “qué dirán”, el alumno toma conciencia de que está preparado para aprender Reiki y descubrirá que el Universo apoya esta decisión de muchas formas positivas.

Es fundamental comprender que incluso las personas que aseveran que están preparadas para aprender Reiki, puede que en verdad no lo estén. Insistimos una vez más en que acudir a los cursos con la creencia de que esto funciona no es un requisito necesario, ya que creer no es esencial tal y como ha demostrado la experiencia a lo largo de los años.
Un escepticismo sano en forma de preguntas constantes pueden ser una muestra de un interés y un compromiso serio. En el Reiki no hay sitio para la incredulidad de muchos, como los científicos que usan métodos empíricos para verificar los resultados, o como los académicos con todo su rigor intelectual, o como todas esas personas están regidas por el sentido común y filosófico del “Ver para Creer”.

De todas formas, sea de una manera o de otra, llegará el momento en que seas consciente de que estás listo para aprender Reiki. Quizás un día te descubras a ti mismo hojeando un libro de Reiki en una librería, o a lo mejor vuelves a ver a ese amigo ausente de tu ciudad durante tantos años que al reencontraros te dice que ahora es maestro de Reiki,  o puede que veas todos los días la publicidad de unos cursos y capte tu interés. Poco a poco el tiempo nos pone a todos en nuestro lugar, y si el Reiki es el tuyo, llegarás a él en el momento adecuado.

Para finalizar queremos recalcar que el Reiki, como todas las artes marciales orientales, es un camino de vida. No es bueno recorrerlo a toda velocidad, tienes toda la vida por delante, disfrutar del camino es tan importante o más que el hecho de llegar a destino.



EL MAESTRO DE REIKI


El maestro de Reiki es, en primera lugar y esencialmente, una persona que ha recibido la autorización y la sintonización necesaria para ser maestro, una sintonización mucho más potente que la recibida en los anteriores niveles que realizó anteriormente para el tratamiento por la imposición de manos o la sanación a distancia.
Esta sintonización de maestría lo carga enormemente con la energía Reiki aportándole sanación y purificación, y fortaleciendo y estabilizando su canal de transmisión. El nuevo maestro de Reiki es un conducto para corrientes de energía mucho más fuertes que las experimentadas hasta ese momento.
Como un canal de Luz, deber servir para canalizar la energía que el alumno pueda aceptar y manejar de forma consciente. El alumno mantendrá esa energía de una sintonización a la siguiente, fortaleciéndose con cada una de ellas y convirtiéndose en un canal cada vez más puro.

La cantidad de energía que el alumno recibe y acepta durante una sintonización no es controlada por el maestro de Reiki. Así como cualquier paciente recibe mediante el tratamiento la cantidad exacta de energía necesaria para el buen funcionamiento de su cuerpo, los alumnos en su sintonización reciben la cantidad de energía necesaria para establecer el canal de sanación.

La cantidad de energía que el alumno recibe conscientemente es variable y algunas veces no hay consciencia del cambio. Sin embargo, el maestro de Reiki sí es muy consciente de la fuerza que fluye a través de sus manos y a través de cada alumno sintonizado, aunque como hemos dicho anteriormente, esto ocurra fuera de su control.

Esta percepción aporta sanación e inspiración al maestro Reiki. Su compromiso con el servicio para enseñar a las mentes y sintonizar las manos de los alumnos debe ser muy fuerte, para nunca sentirse abatido por ningún sentimiento de inseguridad.
Cada maestro de Reiki experimenta sus propias lecciones vitales, recibidas para su crecimiento y evolución personal; puede que sea una persona egoísta, de ideas cerradas, tendente a la crítica o al orgullo. Cualquiera que sea su debilidad de carácter, antes o después tomará conciencia de ella y aceptará más y más profundamente la importancia de su propia sanación.
El constante servicio recompensa al maestro con un mayor entendimiento y experiencia sobre la naturaleza de esta energía curativa, que como hemos dicho repetidamente, no es más que Amor incondicional. Con la comprensión de esto, viene el auto perdón de las culpas humanas.

Tal vez el maestro de Reiki hable con inspiración verdadera, pronunciando las palabras exactas que necesitan oír sus alumnos y con una voz que posee tonos sanadores, o puede que al contrario, al hablar se coma letras, palabras, tartamudee, se contradiga, o incluso que admita que no tiene todas las respuestas.
Si es esto lo que ocurre, siéntete agradecido por su honestidad al admitir sus propias limitaciones. Ese maestro Reiki está poniendo al descubierto ante ti su humanidad y su propia fe en esta energía, este mismo hecho demuestra también su maestría.
Cuando te sientas inseguro de tus propias manos o de tu experiencia, piensa que tal vez es una oportunidad para reafirmar tu fe.


Mikao Usui
Mikao Usui


Un maestro de Reiki reconocerá el descubrimiento del Dr. Mikao Usui como comienzo del Usui Shiki Ryoho, que es el sistema de sanación natural Usui, y reconocerá asimismo que el verdadero maestro no es otro que la propia energía Reiki.


2 comentarios:

  1. Por que tanta grandeza no está al alcance de todos, si podemos ayudar a tanta gente que sufre sin saber lo que tiene. Personalmente a mí me gustaría aprender pero no se por donde empezar si me pudieran ayudar se los agradeceré eternamente.
    Mi correo es: roarsicha.ofs@gmail.com

    ResponderEliminar