NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

jueves, 7 de julio de 2016

Particularidades del Reiki

Hay métodos o terapias sanadoras como la cromoterapia, la acupuntura, el chi kung, el yoga o el Reiki que hoy en día son mucho más fáciles de aprender que antiguamente. Necesitamos un profesor o maestro experimentado que nos instruya y nos acompañe y aconseje, pero sobre todo necesitamos nuestra propia voluntad y decisión de usar de forma continuada el método de nuestra elección.

El Reiki se diferencia de otros métodos en algunos puntos esenciales.
Como método de curación es sencillo y fácil de aprender. Con un primer nivel ya sabes cómo y dónde imponer las manos, sea sobre ti mismo o sobre otras personas, para poder sacar el máximo provecho del tratamiento. No es necesario tener habilidades especiales, ni superar especiales niveles de dificultad. Cuentas siempre con tus manos para poder imponerlas y usarlas para sanar. No se necesita ningún tipo de calificación profesional o mental.

Reiki Usui Ancestral, Cho Ku Rei


Otra diferencia son las iniciaciones en los distintos niveles. Con ellas se desbloquean los canales  de los siete chakras principales y nos convertimos en canales de la energía vital universal. La iniciación es una condición previa necesaria para poder utilizar el Reiki como un método de sanación. Ninguna información de este blog, o de cualquier libro, es utilizable si no has sido sintonizado. Es la sintonización la que otorga la posibilidad de transmitir a través de tus manos la energía de Luz universal en su forma más pura.
La iniciación nos conecta directamente a la energía universal, lo que hace que en el tratamiento no perdamos nada de nuestra propia energía personal. Armonizamos la energía dentro de nuestro propio organismo, pero no solamente por redistribución como en otras terapias alternativas.
La energía universal es Luz, y a partir de ese momento, la fuente inagotable de la que nosotros mismos nos nutrimos.

Mientras tratamos a otra persona, el libre flujo de energía nos protege de involucrarnos en los bloqueos emocionales de la misma, aunque también hay técnicas para prevenir la transferencia inconsciente de energía. Sin la iniciación de Reiki, no tendríamos esa protección al imponer las manos. Por eso es tan importante, ya que si no lo único que haríamos sería transmitir nuestra propia energía vital personal.

Ningún terapeuta que esté en mal estado o se sienta enfermo puede tratar eficazmente a otra persona. El Reiki actúa siempre a todos los niveles y fluye hacia los puntos donde más se le necesita. De ahí que cuando las manos de una persona enferma tocan a otro, el Reiki fluye únicamente hacia él mismo, y no hacia el paciente. Esto es una protección adicional frente a la entrega irracional y a la disposición exagerada al sacrificio mal entendido.

El Reiki como método de sanación además, enriquece y apoya a otros métodos alternativos de relajación y curación, incluyendo terapias médicas convencionales. Por un lado, el Reiki activa las fuerzas autocurativas, refuerza el sistema inmunológico, equilibra el sistema linfático endocrino, y actúa siempre de una forma integral. Por otro lado, el Reiki fomenta la responsabilidad hacia la salud de uno mismo. Adicionalmente también aporta esa protección energética que hemos mencionado en los párrafos anteriores. Nos revitaliza cada vez que nos ponemos en contacto con un paciente, y no nos roba energía personal.

Un punto importantísimo a tener en cuenta es que aunque el Reiki constituye un método de sanación, no sustituye al tratamiento médico, ni al asesoramiento psicológico o psiquiátrico. En cualquier caso de enfermedad, hay que consultar con el médico de cabecera o con el especialista. Sea para algo tan grave como un infarto de miocardio o un ataque de asma, o para algo más “leve” como un dolor de muelas.
Una vez que el doctor ha realizado las pruebas pertinentes y hay un diagnóstico, es cuando podemos apoyar el proceso de curación utilizando el Reiki.
El tratamiento con Reiki bien realizado influye positivamente sobre los efectos secundarios de los tratamientos y medicamentos tradicionales, no los sustituye. Al aplicar Reiki, la energía de la autocuración, también logramos que la necesidad de medicamento sea menor, porque se expulsan las dosis superfluas.




3 comentarios: