NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

viernes, 5 de agosto de 2016

Meditación de la Visión Penetrante. Parte 3

DEJAR DE IDENTIFICARNOS CON NUESTRAS EMOCIONES

La segunda manera con la que podemos hacer frente a nuestras emociones perturbadoras es conseguir disociarnos mentalmente de la emoción dañina que nos embarga. Identificarnos con nuestras emociones es un error muy común que todos cometemos.
Al dejarnos llevar por la cólera, por ejemplo, nos fundimos con ella, permitimos que se haga dueña de nuestro espíritu y que así nos impida el acceso a otros estados mentales, la paciencia o la paz interior que podrían ayudarnos a calmar nuestro enfado. Ahora bien, en ese momento aún somos capaces, algo posible mediante el entrenamiento, de dejar de identificarnos con la cólera.

Meditación de la Visión Penetrante
Meditación de la Visión Penetrante


El espíritu es capaz de examinar lo que nos está ocurriendo, basta con observar “desde fuera” nuestras emociones, tal y como lo haríamos con algo que estuviese ocurriendo fuera de nuestro cuerpo.
Es decir, hay una parte de nuestro espíritu que es consciente de la cólera, pero se limita a ser consciente de ello sin estar furiosa. La plena consciencia no se ve alterada por la emoción que está observando.
Asimilar esto nos permite tomar distancia y darnos cuenta de que esa emoción no tiene sustancia alguna, dejando así el espacio necesario para que se disuelva por sí misma de la misma forma en que vino a nosotros.

Haciendo esto evitaremos caer en los errores de o bien reprimir la emoción, que permanecería escondida en alguna parte de nuestra conciencia para volver a la superficie en cualquier momento, o bien dejar que estalle, lo cuál nos haría daño a nosotros mismos y a las personas que nos rodean.
No identificarse con las emociones constituye el antídoto fundamental y puede aplicarse en todo momento.

--- ooo OOO ooo ---
Meditación:
(Una vez más sobre la cólera, pero puede aplicarse a cualquier emoción dañina).
Imagínate dominado por un sentimiento de cólera muy fuerte. Te parece que no tienes ninguna otra elección que dejarte llevar por ella. Tu espíritu, totalmente incapaz de reaccionar, vuelve repetidamente sobre el objeto que la ha puesto en marcha. Y cada vez que piensas sobre ello, vuelves a poner en marcha el círculo vicioso de resentimiento, pensamientos dañinos y emociones resultantes de esos pensamientos.

Parece claro pues que sería conveniente cambiar de enfoque. Deja de centrarte en el origen de la cólera y fíjate en la cólera en sí misma. La miras, pero no la alimentas con más combustible, esto hace que antes o después ese fuego se apague por sí mismo. Esto quiere decir que si te centras en la cólera, es imposible que perdure.
Toda emoción, no importa su intensidad, se apaga y desvanece cuando dejas de alimentarla.

Es importante ser consciente de que la cólera es sólo un pensamiento. Examínala de cerca. ¿Dónde radica el poder que tiene para dominarte? ¿Acaso te aplasta como lo haría una gran roca puesta sobre tu cuerpo? ¿Puedes localizarla en tu corazón o en tu cabeza? ¿Tiene color o forma? Siendo sinceros, te costará encontrarla alguna de esas u otras características.
Si fuese una nube de tormenta, negra y compacta, desde el suelo tal vez parezca maciza, casi sólida, pero si te acercas lo suficiente, no encontrarías el modo de poder agarrarte a ella, sólo está hecha de vapor de agua. Exactamente lo mismo ocurre con tu cólera. Si la examinas bien, no encontrarás nada que justifique la tiranía que ejerce en tu espíritu.

¿De dónde viene la cólera? ¿Dónde está ahora? ¿Dónde se ha ido? No es más que otro proceso del espíritu que ha llegado, ha estado unos momentos y luego ha seguido su camino.
El espíritu es intangible, no constituye una entidad distinta, no es más que un flujo más o menos constante de experiencias.

--- ooo OOO ooo ---


Meditar sin emociones
Meditar sin emociones


Si aprendemos a controlar nuestras emociones de una manera inteligente, no sólo podremos liberarnos de ellas en el momento en el que se originan, sino que además poco a poco eliminaremos la tendencia a que esas emociones surjan. Esto hará que con el tiempo, transformemos nuestro carácter y manera de comportarnos.

Como somos humanos, al principio este método se nos hará muy cuesta arriba, sobre todo en el calor del momento, pero a base de practicar será mucho más fácil y fluido.
Cuando la cólera, o cualquier otra emoción dañina, se haga presente en nuestro espíritu, podremos identificarla al momento y hacerle frente antes de que pase a mayores.

Cultivando la plena conciencia impediremos que las emociones se conviertan en un poderoso incendio que pueda destruir nuestra propia felicidad y la de los demás.



Bibliografía:
-         Meditación. La primera y última libertad. Osho
-         El libro de los secretos. Osho
-         En defensa de la felicidad. Matthieu Ricard
-         El arte de la felicidad. Dalai Lama
-         El arte de la sabiduría. Dalai Lama
-         El milagro de la plena consciencia. Thich Nhat Hanh



No hay comentarios:

Publicar un comentario