NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

jueves, 15 de septiembre de 2016

Meditación de la Visión Penetrante. Parte 5.

MEDITACIÓN SOBRE LA NATURALEZA DEL ESPÍRITU

Acabamos hoy la serie de entradas que hemos dedicado a la Visión Penetrante con esta quinta parte en la que vamos a centrarnos en la Naturaleza del Espíritu.

Al examinarse el espíritu a sí mismo, ¿qué es lo que puede aprender su propia naturaleza intrínseca?
Lo primero de lo que se da cuenta es de las interminables cadenas de pensamientos que lo atraviesan, las cuáles alimentan nuestras sensaciones, nuestras proyecciones de futuro, nuestros recuerdos y nuestra imaginación.
Pero ¿acaso no tiene también una cualidad “luminosa”? Esta cualidad es nuestra facultad cognitiva fundamental que es la base de todo pensamiento, lo que el miedo ve en sí mismo sin ser miedo y sin dejarse llevar por él.
Esta presencia simple y despierta es la “conciencia pura”, ya que podemos aprehenderla incluso en ausencia de conceptos y construcciones mentales.

La práctica de la meditación demuestra que al calmar nuestros pensamientos, podemos estar durante un tiempo en la experiencia, sin conceptos, de la conciencia pura. Este aspecto de la conciencia libre ya de los velos de la confusión es lo que se llama “naturaleza del espíritu”.
Obviamente no es una noción evidente, o fácil de asimilar. La relación que tenemos con nuestro espíritu no se interrumpe nunca, y es él el que determina la calidad de cada momento de nuestra vida.
Si conocemos mejor su verdadera naturaleza y comprendemos sus mecanismos, esto influirá positivamente en nuestra calidad de vida, y a su vez implicará un mayor entendimiento de la importancia de la investigación sobre nuestro propio espíritu.
Si no lo llegamos a comprender, seguiremos siendo siempre unos extraños para nosotros mismos.

Buda zen meditando


Los pensamientos nacen de la conciencia pura, y en ella misma se disuelven, justo lo mismo como las olas del mar suben y bajan sin llegar a ser otra cosa que no sea el mismo mar.
Es necesario hacer esto si queremos ser libres, libres de los automatismos del pensamiento que nos generan sufrimiento.
Identificar la naturaleza fundamental de la conciencia y descansar en ella en un estado sin dualidad ni conceptos, es una de las condiciones necesarias para obtener la paz mental y la liberación del sufrimiento.

--- ooo OOO ooo ---

Meditación:
Un pensamiento llega y te perturba. Dura un momento y luego se va para ser reemplazado inmediatamente por otro. Cuando desaparece, ¿dónde va?
Algunos pensamientos son recurrentes y cada cierto tiempo vuelven a visitarte. Engendran estados que van desde la alegría a la tristeza, de la indiferencia al deseo, de la simpatía al odio.
De esta manera los pensamientos tienen el inmenso poder de condicionar tu vida y tu forma de ser. ¿De dónde viene ese poder? Al no ser más que construcciones del espíritu, no deberían tener esa capacidad de perjudicarte.
Permite a tu espíritu que se observe a sí mismo. En él surgen pensamientos. Puede decir que tiene existencia, ya que los estás experimentando. Pero aparte de eso, ¿qué más puedes decir de él? ¿Está localizado en algún sitio? ¿Tiene color? ¿Forma? No. Cuanto más buscas, menos encuentras.

Eres consciente de que el espíritu tiene la capacidad de conocer, pero ninguna otra característica efectiva e intrínseca. Es por esto que se define el espíritu como una continuidad de experiencias, no es una entidad distinta, no tiene existencia propia.
Detente un momento en ese vacío no encontrado del espíritu.
Cuando llegue un pensamiento, deja que surja y que se disuelva por sí mismo, no lo obstruyas, ni tampoco lo prolongues. En ese momento de quietud sin pensamientos, contempla su naturaleza. ¿Percibes cómo hay una conciencia pura y luminosa en ese momento en el que un pensamiento ya se ha ido y el siguiente aún no ha llegado?
Mantente un rato en ese estado de sencillez libre de conceptos, lleno de naturalidad.

--- ooo OOO ooo ---

Según avancemos en la familiarización con la naturaleza del espíritu y en el aprendizaje de permitir que los pensamientos se disuelvan por sí mismo cuando surgen, adelantaremos más rápidamente en el camino de la libertad interior.
Las cadenas continuas de pensamientos automáticos ya no tendrán la capacidad de perpetuar nuestra confusión, y podremos consolidar nuestras tendencias acostumbradas mediante el entrenamiento de la visión penetrante en la meditación.
Poco a poco deformaremos menos y menos la realidad que percibimos, y así los mecanismos del sufrimiento acabarán desapareciendo.

Meditación de la Visión Penetrante


Como tendremos recursos interiores que nos permitirán controlar nuestras emociones, desaparecerá nuestra inseguridad, y la libertad y la confianza ocuparán su lugar.
Ya no estaremos preocupados por nuestras esperanzas y temores, y así podremos centrarnos en todos los que nos rodean, volcándonos en su bien y en el nuestro.

Bibliografía:
-         Meditación. La primera y última libertad. Osho
-         El libro de los secretos. Osho
-         En defensa de la felicidad. Matthieu Ricard
-         El arte de la felicidad. Dalai Lama
-         El arte de la sabiduría. Dalai Lama
-         El milagro de la plena consciencia. Thich Nhat Hanh


1 comentario: