NUESTROS CURSOS DE REIKI

Cursos On-Line de La Brújula Ancestral:

OTROS CURSOS

Otros cursos

miércoles, 5 de octubre de 2016

Los Ángeles según el Maestro El Morya

LA HUESTE ANGÉLICA, POR EL MAESTRO ASCENDIDO EL MORYA

Maestro El Morya


¡La Hueste Angélica es un real gozo para Mi porque su Naturaleza es la obediencia amorosa a Dios y a sus mensajeros, en todo momento! Entre los ángeles nunca hay argumentos de “razón” y “lógica” para causar vacilación y retraso en Su servicio. Así tanta energía es economizada y utilizada para el desarrollo y cumplimiento del plan divino en cada esfera en la cual ellos sirven.
Los Ángeles saben que la Voluntad de Dios es el bien y se apresuran a llevar las “buenas nuevas” a dondequiera que sean enviados a servir. Este es un gran contraste (y muy grato, por cierto) con respecto al a veces mal dispuesto servicio de la humanidad, cuyas energías son frecuentemente agotadas considerando los “pros” y los “contras” de cada sugerencia hecha por los Grandes Seres, hasta que el momento cósmico del cumplimiento pasa de largo y el servicio que pudo haber sido realizado se deja sin hacer. ¡Dios bendiga a los ángeles! ¡Yo los amo, a cada uno!

La obediencia a Dios, el creador de todo bien, es la naturaleza de la hueste angélica. La absoluta fe en el completo poder de Dios para hacer los así llamados “milagros”, es el sentimiento en ellos. Por respeto al libre albedrío elegido por los individuos encarnados sobre la Tierra, los atraen sólo aquellos que pueden creer en ellos.  Su innata cortesía no les permite actuar en los mundos de aquellos que los rechazan. Así, un aumento de la conciencia de Su presencia y una demanda siempre en expansión de Su asistencia, es un imán muy poderoso que los atrae cerca de la gente de la Tierra, y particularmente, a ésos que desean tener un contacto consciente con su radiante presencia.

Entre sus muchas y diversas ocupaciones, es sabio para el estudiante desarrollar en la conciencia de aquellos que llegan dentro del alcance de su esfera personal de influencia, un conocimiento consciente de estos invisibles (para el ser humano) pero poderosos ayudantes. Esto puede ser hecho más eficazmente cuando el propio estudiante ha en sus propios sentimientos la existencia y presencia aquí de los ángeles.

El desarrollo de tal convicción de la presencia y realidad de la hueste angélica puede ser activado individualmente en los sentimientos de los estudiantes sinceros, pensando en la hueste angélica, invitándoles a ayudarles, contemplando sus retratos, y generalmente, impregnando conscientemente la conciencia externa con las palabras, instrucción y radiación de los ángeles.

Cuando el estudiante se ha probado a sí mismo, sin ninguna duda, que la hueste angélica es real, entonces el aura de ese estudiante forma una positiva presión de convicción de la presencia de los ángeles, dentro de los mundos de aquéllos que él contacta de vez en cuando. Cuando un estudiante está dudoso en cuanto a la realidad de la hueste angélica, todos sus esfuerzos para convencer a otros de menor Luz de la realidad de los ángeles, tendrán poco efecto sobre las conciencias de aquéllos que son escépticos e incrédulos.

La humanidad en masa es influida mayormente por los sentimientos de los que están a su alrededor. Por lo tanto, Nosotros te pedimos hacer de la hueste angélica tus compañeros diarios, y así, a través de los sentimientos de tu realidad, harás mucho para ayudar al restablecimiento de la asociación espiritual entre la hueste angélica y la humanidad. ¡Prueba! No a través del esfuerzo de la voluntad humana, sino por el muy grato ejercicio de practicar, mediante tus propios pensamientos y sentimientos, para lograr la aceptación de esos seres angélicos; de manera que puedan venir dentro de tu aura, hogar, familia, mundo, negocios, trabajo y asuntos.


Así sirves al Maestro Ascendido Saint Germain, cuya misión es la unión de los reinos de los ángeles y de los hombres en esta Nueva Edad Dorada que Él está destinado a exteriorizar.

Extracto del libro "Zafiros", por el Amado Maestro Ascendido El Morya.

No hay comentarios:

Publicar un comentario